Recuerdos a través de aromas

Marcel Proust fue un escritor francés que evoca recuerdos a través del olor de una galleta remojada en té, en su novela À la recherche du temps perdu. Gracias a éste pasaje que al fenómeno de recordar situaciones mediante los aromas es que se conoce como Fenómeno Proust.

Diversos estudios científicos han analizado este fenómeno y han llegado a la conclusión que los recuerdos asociados a un aroma son mucho más vívidos e intensos que aquellos asociados a cualquier otro tipo de estímulo, como la música por ejemplo.

Éste es la principal y más potente justificación del llamado marketing olfativo, el cual agrega una nueva dimensión al marketing habitual.

Regalos corporativos aromáticos o aromatización ambiental con logo aromáticoque evocan el recuerdo de la marca o empresa a sus clientes y colaboradores, son algunos ejemplos de cómo podemos aprovechar el poder evocativo de los aromas.